12.29.2012

DEFENDAMOS CAJA BADAJOZ Y SU OBRA SOCIAL


Artículo publicado en el diario HOY el 28 de diciembre de 2012



DEFENDAMOS  CAJA BADAJOZ Y SU OBRA SOCIAL

Antonio García Salas. Ex Vicepresidente  3ª de Caja Badajoz





Han sido más de 120 años de actividad, desde que aquel año  de 1889 la fundara la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Badajoz.  Su vida comenzó en los salones de La Económica de la calle Hernán Cortes entre muchos libros, humanismo y espíritu solidario. Después estuvo en la calle Menacho y más tarde creció y se consolidó durante casi cuarenta años en el Paseo de San Francisco, desde donde llegó a toda España y Portugal. Erigió su mausoleo en un magnífico y moderno edifico junto al Puente Real que estaba llamado a ser el centro financiero del suroeste ibérico, y esperemos que, una vez desaparecida la Caja, siga desde este edificio irradiando progreso a la sociedad extremeña.



Han sido 120 años de intensa actividad financiera y solidaria en la región. Miles de empleos creados en estos años, en la propia Caja y en miles de empresas que ayudó a crear y mantener. Miles de familias que pudieron acceder a la vivienda con sus hipotecas. Decenas de centros de apoyo a discapacitados en la Provincia de Badajoz han constituido la mejor red de España de apoyo a la discapacidad y han sido miles de personas con dificultades que han podido disfrutar de su obra social,  y miles también las personas que se han visto beneficiadas por muchas otras de sus  actuaciones. Todo esto fue posible porque una iniciativa privada la impulsó y una gran labor de sus equipos directivos y sus empleados la hicieron sobrevivir a  monarquías, república, guerras civiles, dictaduras, democracias, crisis y bonanzas, y  hasta hoy. Ahora toca pasar página e intentar continuar su misión de manera muy distinta e incierta, pero, de momento,  ya sin actividad financiera.

No sé si otras decisiones hubiesen llevado a una situación diferente. Parece que todo estaba premeditado para hacer desaparecer las cajas de ahorros. Daba igual si se habían gestionado bien,  eran sólidas y prudentes y fieles a sus principios fundacionales o que hubiesen sido un caos de gestión,  necesitasen que se les  inyectasen miles de millones de euros, sirviesen  a intereses externos  y fuesen lo más parecido al nido de Alí-Baba.  Todo se contaminó mezclando lo bueno con lo malo y se hizo ver que todas eran iguales. Antes decían que solo podían sobrevivir si eran grandes, ahora para sobrevivir les obligan a reducir tamaño. Por más que lo pedí, nunca conseguí  ver un estudio estratégico que analizase la viabilidad de continuar Caja Badajoz independiente, siempre se contemplaban fusiones, era la consigna. He visto demasiado opinar y decidir con poco conocimiento de causa, con el menor criterio y sin un soporte  analítico suficiente.  Muchos hacían afirmaciones contundentes siguiendo instrucciones, frases hechas o dando certeza al último titular de la prensa. Parecía que había una hoja de ruta que se había pactado a nivel estatal y desde distintas instancias se asumía el destino sin rechistar.

Lo que sí sé, es que las decisiones que se tomaron para unir tres cajas en un SIP estaban basadas en un engaño y en una encerrona a toda prisa a Caja Badajoz. Nos engañaron  los auditores validando unos balances que no eran ciertos. Nos engañó la consultora externa con sus propuestas y consejos  que insistían en la solvencia y sinergias de  los tres miembros del SIP y con sus proyecciones  futuras conjuntas  inmejorables. Nos engañaron los socios con los que constituimos un nuevo proyecto conjunto ocultándonos datos fundamentales.  Y nos engañó el Banco de España que debía haber velado porque los datos del proyecto fuesen reales y, conociendo que no lo eran, promovió y validó el proyecto y actuó ocultando información y retrasando la firma de las  actas de  inspecciones de un año anterior de las otras dos entidades, hasta que ya los hechos eran irreversibles, dándolas a conocer  una vez que el SIP estaba en marcha. El relato de la historia es propio de la película de “Los Tramposos” con Tony Leblanc y Antonio Ozores intentando dar el timo de “la estampita”. Se podrá alegar que se mostró incompetencia, inexperiencia o exceso de buena fe al dejarse engañar, pero las presiones del momento, la reputación de los “cómplices”  y el montaje realizado dejaban pocas alternativas que no pusiesen, en esos momentos, en grave riesgo  muchos puestos de trabajo y la necesaria confianza en la entidad.

 Se puede entender  que los grandes problemas de España y Europa no debían detenerse en los daños colaterales a una pequeña caja de “provincias”, pero quienes deberían haber velado por los intereses de Caja Badajoz estaban en otras cosas o no entendían qué estaba pasando. Lo cierto es que todos apoyaron el proyecto, perdón casi todos, y cuando La Económica alertó de que deberíamos dar marcha atrás, se reafirmó  el erro, dejando sola a la entidad fundadora como si actuase irresponsablemente sin valorar las consecuencias o por simple romanticismo.  En la Asamblea General de Caja Badajoz de 21 de noviembre de 2011 solo conseguimos 28 votos en contra de que continuase el proceso de desaparición de la Caja de los 148 que asistieron. Apenas conseguimos sumar  10 consejeros generales  a los 18 de La Económica. Los otros grupos lo apoyaron sin mostrar ninguna duda y, por los aplausos a la votación, diría que con entusiasmo.




Ahora parece que todo está decidido, que las decisiones se han tomado ya desde Europa y que su futuro está garantizado dentro de Ibercaja una vez realizados los ajustes previstos. Parece que se  ha salvado la situación maximalista y tremendamente injusta de despidos inmediatos. Confiemos que desde Ibercaja se tenga otra sensibilidad y un mejor criterio que permita minimizar el impacto en el empleo. Pero ahora debe ser el momento de reclamar y exigir que se rectifiquen  los daños causados con tanto engaño. Si detrás de la Caja hubiese unos accionistas, estos estarían reclamando indemnizaciones o compensaciones por el perjuicio causado. Caja Badajoz era una entidad sería, prudente, rentable, solvente, muy sólida, con un gran prestigio, con una muy buena gestión y con un excelente cuadro de profesionales. Con engaños se le llevó a tomar decisiones, para salvar a otras dos entidades, que han provocado la desaparición de Caja Badajoz y diluido su patrimonio. No podemos saber qué hubiese pasado con otras decisiones, pero sí que se tomaron decisiones, con ocultación de información y vicios ocultos y esto ha perjudicado a Extremadura, a los impositores y clientes de Caja Badajoz, a los empleados, a muchas entidades beneficiadas con su Obra Social, a la sociedad en general y a los fundadores. Y esto no debería quedar como si nada. Aunque solo sea por dignidad regional, pero no solo por eso, también porque el patrimonio de Caja Badajoz acumulado en 120 años no pueden dilapidarlo porque otros tenían que salvar su cara y sus asientos, hay que hacer todo lo posible para poder seguir, lo más ampliamente, con su excelsa  obra social.

7.06.2012

EL FUTURO ES SMART CITY / SMART rURBAN


En 1984 un grupo de estudiantes de la Facultad de Económica de la UEX promovimos una Feria de Informática que se llamaba FISEX. Se estuvo celebrando durante diez años y se llegó a convertir en la tercera más importante del sector en España después de SIMO en Madrid e INFORMAT en Barcelona. Apenas tres años después que IBM sacase el PC al mercado, en Badajoz convocamos a 20 multinacionales del sector y logramos que presentasen las novedades anuales un mes antes que en Madrid. No fue fácil explicar a muchas personas que era eso de la informática, para que servía, el gran futuro que tendría, lo presente que estaría en nuestras vidas y como cambiaría la actividad económica y laboral. En aquellos momentos parecía que hablábamos de ciencia ficción. El que sabía algo, tenia un conocimiento muy parcial, y aunque podía intuir su importancia, difícilmente podía prever todo que iba a implicar en la sociedad futura, que es hoy.



En la actualidad una de las líneas de los grandes cambios del futuro ronda alrededor del concepto de Smart City. La traducción literal sería ciudades inteligentes, además de elegantes. Una ciudad es inteligente cuando sus agentes toman decisiones inteligentes, porque saben y tienen información adecuada para ello, no despilfarran recursos y ofrecen servicios eficaz y eficientemente. El concepto está concretándose y tiene muchas aplicaciones. Una ciudad no es inteligente cuando consume energía innecesariamente (por ejemplo tiene las luces encendidas durante horas por donde no pasa nadie), usa lámparas de gran consumo y contaminantes, despilfarra agua, los ciudadanos no acceden a servicios disponibles por desconocimiento, las administraciones compiten o se enfrentan duplicando servicios, los problemas burocráticos dificultan  la inversión y la generación de puestos de trabajo,  y miles de situaciones que padecemos permanentemente, que tienen solución y que en demasiadas ocasiones convivimos con ellas durante años, convirtiendo las ciudades en entornos poco dinámicos e inadaptados a los cambios.


Estos conceptos de Smart City pronto convivirán con nosotros y los asumiremos como lo más natural del mundo, aunque ahora nos parezca extraño, una moda o una excentricidad  pasajera. Cáceres ya pertenece a la red española de Smart City, Miajadas y Almendralejo esta realizando un proyecto en esa línea, Évora es uno de los ejemplos mas resaltados en Portugal de Smart Grid, y Badajoz aun no le ha puesto nombre, pero tiene mucho avanzado. Estamos ya en esta revolución aunque no nos hayamos enterado.


El 17 y 18 de julio del 2012 se va a celebrar en Badajoz la “1ª Expoconferencia Ibérica de Espacios rUrbanos Inteligentes”, pretende ser una concreción del concepto  de Smart City aplicado a las pequeñas y medianas ciudades que interactúan con su espacio rural de proximidad. Las ciudades necesitan y dependen de los territorios próximos de menor densidad y estos están condenados a la despoblación si no estan en perfecta interacción con el municipio próximo de mayor densidad. Lo hemos denominado Smart rUrban y puede convertirse en el nuevo modelo de desarrollo de la mitad de la población mundial. Imagino que, como entonces, algunos tardarán en aceptarlo, pero créanme quienes no se sumen se quedarán fuera de esta dinámica de desarrollo. No podemos perder este otro tren.
Mas información hay en http://www.itae.es/detalle_formacion.php?id=65 y en el  blog específico   www.smartrurban.com   que hemos creado para compartir este concepto.




4.11.2012

NECESITAMOS UNOS NUEVOS PACTOS DE LA MONCLOA

Llevo varios años insistiendo en que España necesita reformas estructurales de calado y que deben abordarse de manera consensuada entre, al menos, los dos grandes partidos políticos del Estado Español. He escrito sobre ello decenas de artículos y así me he manisfestado en muchas entradas en las redes sociales y en la radio. Antes y ahora. En estos momentos el Gobierno tiene mayoría suficiente para abordar las reformas, pero no generarán confanza a largo plazo si la oposición se enfrenta abiertamente a ellas y amenaza con cambiarlas en unas próximas elecciones. Esto, como en ocasiones anteriores, generar inseguridad jurídica y desconfianza a los emprendedores e inversores. En la edición de mayo del 2010 de EXTREMANAGER organizado por ITAE y a la que asistieron, además de un nutrido grupo de empresarios y directivos extremeños, Claudio Boada por el Circulo de Empresarios, Juan Iranzo por el Instituto de Estudios Económicos y Enrique Sánchez de León por la Asociación para el Progreso de la Dirección, y contamos con la presencia tambien del Presidente de la Junta de Extremadura de entonces y la Vicepresidenta, hicimos público un documento que se denominó "DECLARACIÓN DE BADAJOZ" en el que se planteaba la necesidad de una serie de reformas y de un gran Pacto de Estado para afrontarlas. Dos años después cuando se dice que se esta actuando siguiendo las instrucciones de Europa y la necesidad realizar unos nuevos Pactos de la Moncloa, traigo el documento al Blog, para volver a insistir, que los problemas no han aparecido de repente. Problemas y soluciones son antiguas. Llevamos muchos años de retraso.

 



DECLARACIÓN DE BADAJOZ.

Extremanager. ITAE  17 de mayo de 2010.

España padece un cúmulo de problemas estructurales que nos pueden condenar a convivir con altas tasas de desempleo durante muchos años. Estos problemas van mas allá de la situación coyuntural de los sectores financiero e inmobiliario, a los que hay que darle soluciones sectoriales con la máxima celeridad, pues su normalización es esencial para afrontar cualquier senda de recuperación.

Mientras no se afronten estos problemas estructurales, persistirá el estado actual de desconfianza en el futuro y con ello las posibilidades de relanzar la inversión y el consumo y con ello crear empleo y nuevas iniciativas empresariales. Salir de la crisis sin solucionarlos, será una salida en falso que nos limitará nuestro potencial de crecimiento futuro y nos acomodará en una situación de inestabilidad y de letargo.

Cualquier solución planteable, requiere que se reactive la iniciativa empresarial de manera contundente y que se recupere un entorno de confianza estable que permita la creación y desarrollo de centenares de miles de nuevas empresas, que son necesarias.

Para afrontar estos problemas son imprescindibles unos Pactos de Estado de las principales fuerzas políticas y sociales, que obliguen a compartir el inevitable desgaste político que suponen abordarlos, pues hay que tocar intereses individuales o grupales muy arraigados, que intentarán defenderse con medidas de presión. Hay que trabajar en varias líneas de reformas, que se deben afrontar simultáneamente y con toda contundencia y generosidad. Estos Pactos de Estado son ya un clamor popular,  una exigencia de los expertos y de los mercados e instituciones internacionales. No permite el alcance de esta declaración profundizar en los detalles de las exigencias, que deben ser fruto del consenso, pero se proponen las siguientes reformas necesarias. 

1.- Mantenimiento de los criterios económicos de convergencia de la zona euro (Equilibrio presupuestario, estabilidad de precios y sostenibilidad de las finanzas públicas). Sería terrible que nos apartasen de la zona euro, o simplemente nos interviniesen como a Grecia. Perder  la confianza internacional impide recurrir a la financiación, que tanta falta nos hará en el proceso de recuperación. Se hace necesaria una reducción contundente del déficit público.

2.- Reformas que garanticen la sostenibilidad del estado del bienestar (Pensiones, sanidad, familia, discapacidad y cobertura del desempleo). La pirámide poblacional, el incremento de la esperanza de vida y el alcance de las prestaciones hacen insostenible el sistema actual. Eludir esta evidencia es una irresponsabilidad. Hay que revisar el sistema de pensiones y jubilación así como el sistema de financiación y cobertura de la sanidad. Habrá que implantar sistemas de copago y sistemas contundentes para limitar el uso abusivo de medicamentos.

3.- Mejora de la competitividad de la economía española. Es necesario reducir el déficit comercial exterior, incrementando las exportaciones. Se debe insistir en medidas de productividad, competitividad y de innovación. Hay que fomentar la flexibilidad y adaptación de las empresas a los nuevos entornos más competitivos y globales. Esto obliga a liberalizar sectores y dejar de subvencionar actividades obsoletas.


            4.- Pacto para la Educación. Solo Portugal y Malta tienen mayor nivel de fracaso escolar que España.  No alcanzamos los niveles necesarios que la nueva economía requiere y no debe usarse la educación como campo de batalla ideológico. Es muy preocupante la situación de la formación en todos los niveles. La alta capacitación de la población es la principal arma competitiva del siglo XXI.

            5.- Reforma de las Administraciones Públicas y el aparato institucional. Las Administraciones Públicas en España requieren mayores dosis de eficacia y eficiencia, y esto está afectando a nuestra competitividad internacional. Hay que devolver credibilidad y confianza al sistema político. Nunca ha habido mayor desconfianza en el sistema público. Deben hacerse serios esfuerzos en disminuir el peso de la administración en la economía y en disminuir el nivel de intervención en los mercados.


            6.- Reformas del mercado laboral. Llevamos conviviendo muchos años con tasas de desempleo que casi duplican a la de los países de nuestro entorno. Con el sistema actual difícilmente se crea empleo estable, especialmente en épocas de crisis. Se ha creado un sistema dual, ineficaz e insolidario. Por un lado los que tienen empleo fijo y por otro el empleo en precario con gran inestabilidad. El sistema actual ata al trabajador con la empresa limitando su libertad e impide adaptarse a los nuevos entornos competitivos. Debe avanzarse hacia un sistema de mayor flexiseguridad, facilitando la adaptación de empresas y trabajadores a las nuevas necesidades de la economía.

            7.- Política efectiva y eficiente de infraestructuras. Hay que consensuar un plan estatal de infraestructuras que apoye la economía y que permita incrementar la productividad; especialmente relacionadas con las comunicaciones físicas y digitales, medio ambiente y políticas de agua. La política de infraestructuras debe promover una mayor vertebración y equilibrio del Estado y un mejor aprovechamiento de los recursos nacionales.


            8.- Política Energética. Menor dependencia exterior y con un mix que permita garantizar el suministro estable, abundante, de calidad y competitivo. Hay que apostar por las energías renovables y la eficiencia energética, pero hay que poder soportar su coste y ser este repercutido directamente en el precio final de la energía. Cuanto antes, hay que acelerar el debate sobre la energía nuclear, como están haciendo otros países competidores.

            9.- Garantías de efectividad de un mercado único español. El mercado español es pequeño y lo estamos fragmentando más. Cada vez se hace más evidente la necesidad de revisar el modelo autonómico y devolver competencias al Estado. Tema delicado, pero mirar para otro lado añade mayor desconfianza y enquista los problemas. El estado autonómico no debe afectar a la igualdad de derechos, a la libertad económica y de mercados ni al crecimiento de la estructura política y administrativa.

            10.- Reforma Fiscal. Incluyendo el sistema de financiación local y autonómica. No puede estar este debate siempre abierto. Hace falta tener un marco fiscal estable y que fomente el ahorro y el esfuerzo. Hay que evitar que el sistema fiscal penalice el trabajo y la competitividad al recargar los costes sociales solo sobre la producción española.

            11.- Fomento de la iniciativa emprendedora. Hay que crear empleo en los sectores emergentes y en aquellos que se ven menos afectados por la crisis. El nuevo empleo se va a generar básicamente en nuevas iniciativas de pequeñas empresas. No solo es un problema de trámites burocráticos, es de respeto a la iniciativa y valoración social. Hay que limitar la competencia pública en sectores donde esté presente la iniciativa privada y crear un marco estable que impida el cambio de reglas de juego por criterios políticos. Las pequeñas empresas no pueden estar sometidas a las mismas exigencias que las grandes empresas.

            12.- Consenso en el fomento de valores sociales e individuales sostenibles. La crisis ha puesto en evidencia que no todo vale y que determinados comportamientos tienen un alto coste social. Valores como el aplazamiento de la recompensa, el esfuerzo, la responsabilidad individual y familiar, el compromiso estable, la cooperación, la solidaridad privada o la libertad individual tienen una indudable influencia en el bienestar social.

Esto esfuerzos de consenso y unidad de acción no son fáciles, hay muchos intereses particulares cortoplacistas que lo dificultan o impiden, pero hay casi unanimidad entre los expertos en la gravedad y duración de la crisis y en las medidas a tomar, así como en las posibilidades de salida si se actúa correctamente. Se puede evitar el sufrimiento de muchas capas de la sociedad. Esta crisis puede ser muy larga, incluso puede durar décadas. Desde todos los frentes tenemos que exigir a los que pueden decidir que hagan todos los esfuerzos para llegar a acuerdos posibles. Habrá una parte de la sociedad que, a corto plazo, no se verá afectada, o incluso mejorada, e intentará impedir los cambios, pero a medio o largo plazo todo el mundo se verá afectado. Estas medidas no son medidas de gobierno, requieren el mayor consenso posible para que no sean modificadas tras las siguientes elecciones. Hay que conseguir unos nuevos Pactos de Estado que nos permita abordar treinta años más de tranquilidad y confianza. 

Badajoz, 17 de mayo de 2010

3.30.2012

CAJA BADAJOZ

Tras nueve años formando parte del Consejo de Administración de Caja Badajoz, en representación de la entidad fundadora, dejo el consejo al haber concluido el tiempo máximo permitido por la ley. Lo dejo con un gran orgullo de haber formado parte de esta entidad de crédito que hace más de 120 años fundó la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Badajoz, a la que agradezco mucho haber confiado en mí esta responsabilidad durante estos años.

En los tiempos que estamos parece que hay que negar cualquier relación con una entidad de crédito y más si es una caja de ahorro, o al menos pedir perdón por ello. Puede haber razones de todo tipo para tener animadversión contra las entidades financieras en general y puede haber clientes que la tengan contra Caja Badajoz en particular por no haber atendido sus peticiones como a ellos les hubiese gustado, pero mi experiencia y conocimiento de esta entidad me impiden identificarme con los muchos titulares repugnantes  que hemos visto estos años, mas que justificados, de  otras cajas de ahorro. En Caja Badajoz ha habido una gestión rigurosa y, para muchos, demasiado estricta. Lo que en otros años pudo ser calificado como  poco innovadora y conservadora, ahora se considera como su virtud y la base de su solvencia y prestigio. En esta labor rigurosa ha tenido una responsabilidad muy importante Jose Antonio Marcos que fue su director general desde 1986 a 2009, y que desarrolló un gran equipo humano que ha podido afrontar con confianza estos malos momentos globales.

Durante estos años he vivido el mejor momento económico de la entidad con record de beneficios y creciimiento, apertura de oficinas en Portugal y en casi todas las comunidades, la construcción del nuevo edificio, la financiación de miles de empresas con la creación de miles de puestos de trabajo y he vivido la crisis global y financiera en la que Caja Badajoz ha podido elegir sus parejas de juego, y ha podido enderezar las dificultades causadas por el Banco de España y terceros, acabando formando parte de un grupo solvente y serio liderado por Ibercaja, entidad fundada también por La Económica de Amigos del País de Zaragoza.

Para muchos podrá ser indiferente, e incluso satisfactoria, la práctica desaparición de Caja Badajoz y su conversión en una mera detentadora de acciones de un banco con lo que podrá atender obras sociales, pero sería una gran injusticia no reconocer la gran labor realizada por esta entidad privada fundada  desde la sociedad civil de Badajoz, y  la mayor empresa que ha tenido esta ciudad. Su desaparición apenas ha sido lamentada por la sociedad y sus representantes, e incluso tengo la sensación que ha sido provocada o celebrada por algunos por ignorancia, indiferencia e incluso por celos.

En sus años de vida la existencia de Caja Badajoz ha permitido que miles de extremeños y pacenses accediesen a una vivienda con grandes facilidades y que miles de empresas naciesen, se desarrollasen y crearan riqueza y puestos de trabajo en la región. La cercanía en la toma de decisiones, el compromiso regional y el conocimiento personal directo podía paliar las dificultades que el mero análisis frio de los balances y de las garantías les hubiese impedido acceder a un crédito. Además de las líneas de crédito directas desde Caja Badajoz se dotó un Fondo Social de Empresas para apoyar nuevas empresas en Extremadura, se creó la Sociedad de Garantías Reciprocas Extraval, y se participó de manera significativa en las distintas sociedades de capital riego como Sociedad de Fomento de Extremadura, Corporación Empresarial de Extremadura y Sodiex. Cientos de empresas pudieron apoyar sus inversiones con estos instrumentos. En este ámbito de promoción económica también hay que destacar la puesta en marcha de la empresa Iniciativas Pacenses que además de la construcción del parking de San Aton y Plaza de los Alféreces ha financiado proyectos para la ciudad como la rehabilitación de San Francisco o el estudio que promovió la Plataforma Logística.

La Obra Social de Caja Badajoz durante sus años de vida ha tenido un compromiso muy especial con el mundo de la discapacidad y dificultad social y ello permite afirmar, sin ningún tipo de exageración, que la provincia de Badajoz puede ser la provincia de España con mejor red de centros de discapacitados y de atenciones sociales privados en colaboración con las administraciones públicas. En toda la provincia podemos encontrar centros de Aprosuba, Hogar de Nazaret, Niños Autistas, Paralíticos Cerebrales, Tercera Edad, Alzheimer, drogodependencia, guarderías, Cruz Roja y una larga lista imposible de detallar, en los que ha sido esencial el apoyo de Caja Badajoz. Solo en la ciudad de Badajoz hay ocho centros construidos además de haber contribuido durante muchos años al sostenimiento de comedores sociales, asociaciones de apoyos a enfermos, donantes de sangre, entre muchos otros.

En la educación y cultura Caja Badajoz ha colaborado de manera significativa construyendo y apoyando a la Universidad de Extremadura, con la construcción de edificios como la Biblioteca Central, Edificio de Usos  Múltiples, la Escuela de Ingenieros Industriales o la Residencia Universitaria entre muchas otras actividades y apoyo a proyectos y congresos concretos. En la cultura y el ocio ha contribuido participando económicamente en el Consorcio López de Ayala, Festivales de teatro y música, Real Sociedad Económica de Amigos del País, Casas de Cultura y Bibliotecas por toda la región, en conciertos y conferencias, en convenios culturales con la Diputación y Ayuntamientos, en premios de pinturas, publicaciones de libros, restauración de edificios históricos, financiación de actividades de museos, entre una innumerable lista que con toda seguridad hemos disfrutado muy cerca  todos nosotros.

No es posible en estas líneas resumir la actividad social y financiera de Caja Badajoz a lo largo de estos años en muchas otras áreas apoyando actuaciones que no hubiese sido fácil que se desarrollasen sin el apoyo de la Caja de Badajoz.

Y todo este activo prácticamente desaparece, reconvirtiéndose en una mera sociedad patrimonial, ante la indiferencia, y en muchos casos crítica, de gran parte de la sociedad extremeña. Cuanta injusticia y desagradecimiento. Al menos nos queda como recuerdo el nuevo edificio que también es criticado por algunos, como si ofendiese su presencia.  Menos mal que ha dado tiempo a construirlo y al menos nos queda como recuerdo y símbolo, de que hace más de 120 años unos ciudadanos de Badajoz crearon una entidad financiera, que durante todos esos años supieron muy bien administrar y con sus beneficios hicieron mucho bien. Este edificio no se ocupará plenamente a corto plazo, es lógico, pero dentro de poco será el símbolo y el empuje del desarrollo de Badajoz en el siglo XXI. Será la última contribución directa de esta entidad centenaria al desarrollo extremeño. 

Hoy se celebra una asamblea que elegirá  nuevos órganos de gobierno de una entidad que ya no ejerce la actividad financiera directa, sino que es una mera sociedad patrimonial, que pronto se convertirá probablemente en una fundación, hay muchas incertidumbres sobre la nueva regulación. Estoy convencido que en esta nueva etapa, con el liderazgo de Ibercaja, seguirá contribuyendo al desarrollo. Es vedad que son otros tiempos, pero que poco valoramos, nos preocupamos y defendemos lo nuestro, por mucho bien que nos haya hecho.

En estos nueve años se ha renovado cuatro veces el consejo de administración, lo que me ha permitido conocer y compartir experiencias con unas 35 personas, algunas de ellas ya tristemente desaparecidas, de las que me llevo un gran recuerdo y en algunos casos una estrecha amistad. Este aspecto ha sido, sin duda, el más grato personalmente, pero el haber vivido, de cerca y tan intensamente, desde la atalaya de una entidad financiera estos convulsivos años ha sido una experiencia profesional extraordinaria.

Me voy con el convencimiento de que el equipo humano existente en Caja Badajoz, desde los directivos hasta toda la plantilla en general, está preparada para afrontar los nuevos tiempos que le tocará vivir y seguir prestando grandes servicios a Badajoz y Extremadura. Y me voy, con la satisfacción, de haber formado parte de una entidad que, hasta estos momentos, no ha necesitado las ayudas públicas del FROB, para poder seguir en funcionamiento.